Los Caballeros Templarios se han debilitado en un 80% según las autodefensas

La muerte de Nazario Moreno, "El Chayo", representa un gran avance porque era "el principal enemigo" de Michoacán, aunque todavía no ha llegado el momento de considerar un repliegue de los grupos de autodefensa, ya que Servando Gómez Martínez, "La Tuta", y Enrique "Kike" Plancarte quedan como líderes de Los Caballeros Templarios, mencionó uno de los voceros de los civiles armados.

"(El Chayo) era el principal líder y era el que daba las órdenes de ejecutar a quien le estorbara", dijo Estanislao Beltrán, uno de los voceros de las autodefensas de Michoacán, que surgieron desde el año pasado para enfrentar a los "templarios", a quienes acusan por extorsiones y asesinatos.

"Están debilitados Los Caballeros Templarios... el crimen organizado se ha debilitado en un 70 u 80%, ya es poco. Aquí lo que hay que hacer es ir por objetivos específicos, y no dar un paso atrás. Nosotros tenemos que terminar con esto", consideró Beltrán.

El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto confirmó que "El Chayo", a quien la administración federal anterior había dado por muerto en 2010, en realidad murió este domingo en un enfrentamiento con fuerzas federales a unos kilómetros de la cabecera municipal de Tumbiscatío.

"Es efectivo. Nazario Moreno está caído. Está muerto", dijo el líder de autodefensas. Según el vocero, algunos representantes de ese movimiento acudieron con las autoridades a observar el cuerpo y verificaron la identidad.

La muerte de "El Chayo" se reportó a unos días de que se cumplan dos meses de la activación de un programa federal para reducir la violencia en Michoacán, con el despliegue de fuerzas federales, y programas sociales de apoyo.

En la operación han sido detenidos más de 500 presuntos delincuentes, de los que más de 200 estarían "relacionados con ilícitos del fuero federal”.

Según las autoridades, el hombre al que también se le conoce como "El más loco", es responsable de "múltiples homicidios" como líder de los "templarios" y la organización que los precedió, La Familia Michoacana, los grupos criminales con más fuerza en Michoacán, y que motivaron el surgimiento de grupos de autodefensa.

"Es una organización (los "templarios") que enfrentará por la fuerza un declive", consideró Javier Oliva, analista enfocado en temas de seguridad, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), sobre los efectos de la muerte de Nazario Moreno.

Oliva mencionó que la muerte de "El Chayo" es uno de los golpes más fuertes a los "templarios", y que ahora los principales líderes de esa organización serán "evidentemente" Servando Gómez, "La Tuta", y "Kike" Plancarte.

El analista agregó que el operativo federal en Michoacán hace improbable que ocurra una respuesta violenta de los "templarios" tras el deceso de uno de sus líderes, aunque también dijo que lograr la pacificación del territorio michoacano va más allá de las detenciones de líderes criminales.

Entre otros puntos, señaló, será necesario trabajar en la reconstrucción social, y en el fortalecimiento de las instituciones michoacanas.

"La primera misión debe ir a minar esa base social, sobre todo jóvenes, de entre 15 y 25 años, que han sido reclutados por el crimen, y ofrecerles una alternativa, en términos de eduación, y darles perspectivas de desarrollo social futuro", comentó en entrevista el doctor Eduardo Guerrero, especialista en temas de seguridad.

"VAMOS A MANTENER LAS ARMAS MUY ESCONDIDAS"

Otro de los voceros de las autodefensas, José Manuel Mireles, indicó en enero pasado que, como condición para dejar las armas, tenían que ser detenidos siete líderes "templarios", entre ellos "El Chayo".

En el listado también incluyó a Servando Gómez Martínez, "La Tuta"; Enrique Plancarte Solís, "El Kike"; y otros hombres con los apodos de "El Tena", y "El Chicano", que siguen prófugos.

También habló de Dionicio Loya Plancarte, "El Tío Nicho", cuya detención se reportó el 27 de enero pasado, y de Jesús Vázquez Macías, alias "El Toro", arrestado en la zona de Lázaro Cárdenas, el 19 de enero.

El 6 de marzo pasado, en una reunión con el comisionado federal para Michoacán, Alfredo Castillo, las autodefensas acordaron retirar sus barricadas en los puntos donde ya no sean necesarias, y reiteraron su compromiso de coordinar sus movimientos con las autoridades.

Esos acuerdos, según Gobernación, tienen como objetivo "lograr paulatinamente la desmovilización".

El vocero Beltrán mencionó este lunes en entrevista que todavía no consideran un repliegue, y que seguirán avanzando a otros municipios.

"No podemos dar un paso atrás, porque se reorganizan los criminales que quedan, se reorganizan y nos van a asesinar”, comentó.

Pero también expresó que su movimiento ha entrado a una nueva etapa, en la que trabajarán de una forma más ordenada, con la idea de mostrar que poco a poco vuelve la tranquilidad a Michoacán, y que ya está pasando "la psicosis" relacionada con los "templarios".

"Nosotros debemos de cambiar completamente. Ya vamos a cambiar las armas, vamos a mantener las armas muy escondidas, y vamos a trabajar con objetivos muy específicos", insistió.

No hay comentarios: